Historia de la Iglesia Eliasista de México, A.R.

Los inicios del Eliasismo

El día 22 de mayo de 1870, en la calle de Mina No. 18, de la Ciudad de México, Roque Rojas fundó la Iglesia Eliasista, el Mesías Mexicano siempre dijo que su iglesia no era judía ni cristiana, sino “Eliasista”, por lo tanto, ésta es la verdadera asamblea dejada por el Enviado Divino para la tercera era de la humanidad, que de manera original denominó “Iglesia Mexicana de Elías”.

Después del fallecimiento del Verdadero Hijo del Sol, la Sacerdotisa Guardiana del Séptimo Sello, la Srita. Fernanda Trejo Jácome, con el apoyó de Benita Jácome de Martínez y Santos Posadas de Trejo, y de los señores Licenciado Gregorio Baldomero Valadéz, Cayetano Trejo Jácome, Tirso Trejo Jácome y Lucas Martínez, fundó la Iglesia Mexicana Patriarcal Elías, integrando a la denominación original dejada por Roque Rojas, el término de  “Patriarcal”, ya que su mayor iniciadora perteneció a la Séptima Iglesia Patriarcal de Laodicea al igual que el Licenciado Gregorio Baldomero Valadéz, quien fue el primer Jefe Patriarca. En sus orígenes ésta fue la única corriente eliasista que mantuvo intacta la doctrina de Roque Rojas, pues reconoció debidamente al primer Gran Hijo del Sol, Joaquín Abadiano Mendiola (lo que no hicieron los demás integrantes de la congregación primigenia), consagrado directamente por el Mesías Mexicano el domingo de Pentecostés de 1869, además de que respetaron las instituciones dejadas por éste, manteniendo pura la doctrina Eliasista.


Después del Sr. Abadiano (1869 a 1888), gobernaron la iglesia los siguientes máximos jerarcas:

Segundo Gran Hijo del Sol, Don Gumersindo Palomares Tortolero (1889 a 1899)

  • Tercer Gran Hijo del Sol, Don Manuel Villada Pignatelli (1900 a 1914).
  • Cuarto Gran Hijo del Sol Don Espedito Orcaditas Berenguer (1914 a 1922).
  • Quinto Gran Hijo del Sol Don Enrique Cardoso Ruiz (1922 a 1950).
  • Sexto Gran Hijo del Sol Don Amaury Leal Lópezcano (1958 a 1976).


Para conocer la historia de los jefes supremos, puede dirigirse a Historia del Gran Hijo del Sol.

De 1869 a 1976, se derivaron diversas corrientes de la Iglesia, de las cuales sólo mencionaremos las siguientes: Espiritualismo Trinitario Mariano, Espiritualistas del Libro de la Vida Verdadera, Iglesia Cristiana Evangélica Elías, Iglesia Mexicana Patriarcal Elías, Eliasismo, Patriarcalista y Asuncionista (Reforma Asuncionista), Iglesia Meronita Roquista e  Iglesia del Sol y sus Siete Sellos Celestes o los Soltáicos Sellados Celestes; para saber lo relativo a éstas, se le recomienda consultar las ramificaciones del Eliasismo.

Cerca del ocaso del régimen divino del Sexto Gran Hijo del Sol Amaury Leal Lópezcano, el 3 de febrero de 1974, emitió una proclama general y absoluta en la que decretó para la Iglesia Mexicana Patriarcal Elías, “La reforma asuncionista”, parte de esa reforma constituyó divinizar a su progenitora al grado de elevarla a los altares y llamarle "La Santa Madre Asunción Lópezcano Valverde, corredentora del tercer tiempo”, bajo el argumento de que la sacerdotisa corrigió al Mesías Roque Rojas. A pesar de que la idea del máximo jerarca de entonces, fue que su reforma prevaleciera en la Iglesia Mexicana de Elías, ello no fue así, ya que distintos jerarcas no la aceptaron, como fue el caso del Rabino, Jefe del Segundo Sello, Rosalío Cruz Veraza y el Leví, Jefe del Cuarto Sello, Francisco Silva Juárez, quien tajantemente desechó la reforma, quedando ambos completamente autónomos, pero sin perder su grado.

A la muerte del Sexto Gran Hijo del Sol, el Septacuario dejado por él, se dividió, entre los que deseaban seguir la nueva corriente instituida y los que prefirieron no arroparla, por lo que al no ponerse de acuerdo ninguno de los miembros de la Iglesia, esta entró en una fase de transición, que duró de 1976 a 1994.

La Iglesia Eliasista de México, A.R.

Primer Concilio Sacerdotal


El 9 de febrero de 1992 en la calle de San Juan #9, colonia Loma de la Cruz, municipio de Nicolás Romero, Estado de México, C.P. 54475, nuevos sacerdotes eliasistas liderados por Efrén Rodríguez Gómez, con miras a reestablecer y legalizar la Iglesia dejada por Roque Rojas, así como reunificar al Septacuario Elías, convocaron a un primer concilio sacerdotal. A ésta reunión se llamaron a destacados integrantes de la Iglesia Mexicana Patriarcal Elías, pero sólo asistieron cerca de 14 personas. Después de una votación entre los asistentes, el resultado fue un intento por conformar un nuevo Septacuario Elías con las siguientes personas: Primer Sello Leonardo Jiménez (Avocado), Segundo Sello Alfonso Manuel Gutiérrez (Avocado), Tercer Sello Felipe Zurita (Consagrado), Cuarto Sello Alfonso Abasolo López (Consagrado), Quinto Sello Víctor Parra Gómez (Avocado), Sexto Sello Efrén Rodríguez Gómez (Consagrado), Séptimo Sello Trinidad Lara (Avocado). Los propuestos para gobernar el sello primero, quinto y sexto, eran sacerdotes del recinto ubicado en Calle 1ª de Pioquinto Roldan S/N, edificio “D”, zona comercial, planta alta, súper manzana 3, manzana 4, colonia Vicente Guerrero, Delegación Iztapalapa, México, Distrito Federal, C.P. 09200, Felipe Zurita y Alfonso Abasolo eran congregación del líder de la corriente asuncionista y por su parte Trinidad Lara fue integrante de la comunidad que dirigió Jesús Aguilar Torres, quien fuere Jefe General del Ministerio del Sello Séptimo, durante el gobierno de Amaury Leal, no obstante, este concilio sólo constituyó un primer esfuerzo, que daría la base para nuevos horizontes; meses después, Leonardo Jiménez y Felipe Zurita se separaron por motivos personales.

Registro ante la Secretaria de Gobernación

En mil novecientos noventa y dos, la Secretaría de Gobernación  del gobierno mexicano, convocó a las comunidades religiosas del país, para la obtención de un registro oficial, lo cual no sucedía desde los tiempos del Presidente Benito Juárez, quien expropió bienes al clero mexicano de esa época.

Alfonso Abasolo López tomó la iniciativa de buscar el reconocimiento oficial para nuestra Iglesia, sin tener éxito; ulteriormente, el mismo Alfonso Abasolo, pero ahora en compañía de Efrén Rodríguez Gómez, se propusieron solicitar el registro ante la Secretaria de Gobernación, de la comunidad religiosa que se había constituido en el primer concilio sacerdotal; dentro de las aspiraciones al registrar la asociación estaba nombrarla oficialmente como lo había manifestado en distintas ocasiones el Enviado Divino: “Iglesia Mexicana de Elías”, empero, la Autoridad por distintos antecedentes relacionados con ese nombre, no lo permitió, por lo que se tuvo que optar por otra denominación con la que Roque Rojas también se refería a su iglesia, “Eliasista”. Cabe señalar que al deliberar los integrantes del concilio sobre el nombre de la Iglesia, decidieron no adoptar el de “Iglesia Mexicana Patriarcal Elías”, pues en ese momento así se identificaba a la corriente que siguió la reforma asuncionista, además de distintos inconvenientes que se presentaron.

El esfuerzo de los señores Efrén y Alfonso se vio corona­do, al ser aceptada la solicitud de registro de la “Iglesia Eliasista de México” bajo el número SGAR/701/93, misma que se publicó en el Diario Oficial de la Federación el 09 julio de 1993, quedando como sus representantes legales: Efrén Rodríguez Gómez, Alfonso Abasolo López, Anacleto de la Cruz y Víctor Parra Gómez.

Segundo Concilio Sacerdotal

Una vez obtenido el registro, se intentó de nueva cuenta restaurar la Iglesia dejada por Roque Rojas, con sus antiguos integrantes. El 06 de noviembre de 1993, en las instalaciones del recinto sede de la Iglesia Eliasista de México (I.E.M.A.R.) ubicado en Calle 1ª de Pioquinto Roldan S/N, edificio “D”, zona comercial, planta alta, súper manzana 3, manzana 4, colonia Vicente Guerrero, Delegación Iztapalapa, México Distrito Federal, C,P. 09200, se invitó a los jerarcas consagrados por el Sexto Gran Hijo del Sol, para formar el Septacuario de la I.E.M.A.R., a la cita asistieron: el Príncipe Evaristo Lara Reyna, el Sumo Sacerdote Raymundo Pantaleón, el Leví Francisco Silva Juárez y el Avocado a Patriarca Arnulfo Duarte Barrera, además de ellos también se extendió la invitación a Mario Romero de Tulancingo Hidalgo, quien mantuvo en resguardo las arcas del Sr. Silva y al Jefe del Archivo de la Iglesia Mexicana Patriarcal Elías, Leopoldo Díaz Guzmán.

La invitación fue declinada por Mario Romero y a pesar de que Raymundo Pantaleón y Arnulfo Duarte, asistieron a la reunión, omitieron su presencia en las subsecuentes; todos los demás invitados decidieron conformar un equipo de trabajo que retomara la doctrina eliasista y con ello el camino de la Iglesia dejada por Roque Rojas. Después de distintas reuniones se integró de manera provisional el Septacuario de la I.E.M.A.R., más tarde, Leopoldo Díaz Guzmán decidió abandonar la asamblea.

Primer Septacuario de la I.E.M.A.R

El primer Septacuario formal de la Iglesia Eliasista de México quedó conformado de la siguiente forma: Sello Primero Evaristo Lara Reyna, Sello Segundo Alfonso Manuel Gutiérrez, Sello Tercero Alfonso Abasolo López, Sello Cuarto Francisco Silva Juárez, Sello Quinto Ángel Villegas Terrazas, Sello Sexto Wenceslao Góngora Loria y Sello Séptimo Efrén Rodríguez Gómez; las exaltaciones de los jefes de la segunda, tercera, quinta, sexta y séptima iglesia, fueron realizadas por Evaristo Lara Reyna y Francisco Silva Juárez, jefes ungidos y consagrados por el Sexto Gran Hijo del Sol.

Consagración del legítimo heredero al trono del Séptimo Gran Hijo el Sol

Una vez que el Septacuario Elías fue constituido, se dio a la tarea de elegir al Séptimo Gran Hijo del Sol. Después de dos cónclaves jefaturales celebrados el 15 y 19 de enero de 1994, en la sede de la I.E.M.A.R., se decidió que la jefatura principal de la Iglesia que se encontraba acéfala desde el fallecimiento de Don Amaury Leal Lopezcano, debía quedar en manos de Don Evaristo Lara Reyna, quien además de su capacidad, su heredad como Príncipe de la Iglesia lo ordenaba, pues de acuerdo a lo establecido en el artículo 4 de la Estructura General de la Iglesia y la Ceremonia de Consagración del G.H.D.S. ante la falta de acuerdo entre el Sacro Septacuario Elías, el Príncipe heredará la jefatura de las siete iglesias, cuestión que se había presentado, ya que después del fallecimiento del Sexto Jefe Máximo, el septacuario dejado por éste, no logró elegir de entre sus filas a un sucesor; por ello, el día 21 de marzo de 1994, se ungió al Príncipe de la Iglesia como Séptimo Gran Hijo del Sol.

El lugar dejado por el jefe máximo dentro del septacuario, fue ocupado por Víctor Parra Gómez, Guardián del Sello Séptimo, en virtud de que en él se descargó el privilegio de la Jefatura a la Primera Iglesia Principesca de Efeso, el 06 de febrero de 1994, pues para esa fecha Don Evaristo había dejado el gobierno relativo, en razón de su preparación para su nuevo encargo.

El 03 de enero de 1995, falleció el Sr. Don Francisco Silva Juárez, por lo que su lugar como Jefe de la Cuarta Iglesia fue tomado por Hugo Montes García, quien hasta ese momento había fungido como su representante. Nota especial en la historia de la Iglesia merece el Sr. Leví, pues además de rechazar la tan mencionada reforma, dejo de lado su calidad de Jefe de Iglesia, convivió y enseñó a los nuevos eliasistas sobre la doctrina de Elías, además de que demostró su responsabilidad para el legado de la Iglesia, pues pidió a los integrantes del Septacuario, le acompañaran para recoger la Sagrada Arca Jefatural “Levítica de Sión” y la Sagrada Arca de la Tribu de Zabulón, hechas por mano de Roque Rojas, que estaban bajo su custodia, pero en el domicilio de la sacerdotisa guardiana Flora Baptista, para que fueran depositadas en la sede de la Iglesia Eliasista de México, donde actualmente se encuentran. Gloría y recuerdo con letras de oro, al Sr. Don Francisco Silva Juárez, orgulloso Jefe de la Cuarta Iglesia Levítica de Tiatira.

El día 16 de octubre de 1995, falleció Don Wenceslao Góngora Loria, por lo que su encargo fue tomado por Pedro Méndez Martínez, Guardián de la Tribu de Manasés, consagrándosele como Guía Jefe de la Sexta Iglesia Guiadora de Filadelfia el 04 de noviembre de 1995 en el recinto sede de la I.E.M.A.R. El Sr. Don Wenceslao, fue un ejemplo de obediencia y disciplina dentro de la Iglesia, su perseverancia lo llevó a abrir el recinto sede del Sello Sexto a tan sólo unos meses de ser nombrado Jefe y únicamente una enfermedad fulminante fue capaz de separarlo del encargo que con honores desempeñó. Dios tenga en el Seno de Abraham al Jefe Guía.

Posteriormente Manuel Gutiérrez renunció a la distinción de Rabino, pues el Sr. Don Evaristo Lara Reyna le pidió mejorara su comportamiento y ante la negativa, decidió entregar los encargos que como Jefe se le habían dado, como el Arca “Rabínica de la Paz” y las correspondientes a las tribus de Manasés y Neftalí, de ahí que el gobierno de la Segunda Iglesia, fuere entregado a Luís Abundio Sánchez Patiño.

Consagración del Octavo Gran Hijo del Sol

Al fallecimiento del Séptimo G.H.D.S., la fortaleza del Septacuario que constituyó fue manifiesta, pues en lugar de dividirse o conflictuarse, sus integrantes asumieron la responsabilidad que como Jerarcas de la Iglesia y electores del Jefe Supremo tenían y entresacaron de ellos al Patriarca el Sr. Efrén Rodríguez Gómez, para ungirlo como Octavo Jefe Supremo, el 01 de septiembre del 2002. Hablar del Sr. Don Evaristo Lara Reyna, sería más que limitar su gran herencia, baste con decir, que su decisión de tomar las riendas de la asamblea de Elías, permitió la escritura de estas líneas y la posibilidad de que la doctrina eliasista resurgiera. Salve el Altísimo Dios de Israel al “Iris del Verdadero Eliasismo”.

El lugar del Patriarca dejado por Don Efrén, fue concedido a René Carbajal Araujo.

Durante el régimen divino del Octavo Gran Hijo del Sol, Hugo Montes García, dimitió de su jefatura y en su lugar se consagró al Guardián del Séptimo Sello, Blas Segoviano Aguirre el domingo de resurrección de 2005, posteriormente Luis Sánchez y Ángel Villegas, abandonaron su ministerio, por lo que tuvieron que ser substituidos por Mauricio Rodríguez Oviedo, Guardián de la Tribu de Judá y Aarón Méndez García, Guardián de la Tribu de Rubén, respectivamente, el primero fue ungido Rabino, Jefe de la Segunda Iglesia, el 27 de marzo de 2005 y el segundo fue ungido Profeta, Jefe de la Quinta Iglesia, el 01 de abril de 2007.

El 24 de abril de 2011, domingo de resurrección, dejó este mundo material el Sumo Sacerdote, Alfonso Abasolo López, tomando su lugar como Jefe de la Tercera Iglesia, el Guardián del Sello Primero, Víctor Parra Romero, siendo exaltado el domingo 08 de mayo del citado año. El hermano Alfonso, fue una pieza estructural en la edificación de la Iglesia, dado que de su iniciativa, nació el registro oficial de la asamblea eliasista, de su amor, se construyeron dos recintos que donó a la asociación religiosa,  de su entrega se generó el crecimiento y trabajo del Septacuario Elías, de su disposición, el ejemplo de un desinteresado servicio y aun con su fallecimiento, hizo florecer unión y buena voluntad entre los eliasistas. Gloría y recuerdo con letras de oro, al Sr. Don Alfonso Abasolo López, Jefe de la Tercer Iglesia Sumo Sacerdotal de Pérgamo y columna de la Iglesia Eliasista de México.

La noche del 23 al 24 de diciembre de 2012, se reunieron en la Sede Suprema de la Iglesia Eliasista de México, el 8º Gran Hijo del Sol, el Jefe Rabino, el Jefe Leví, Guardianes de Sello,  Tribu, Directores Locales de Recintos, sacerdotisas y sacerdotes de las 7 Iglesias, para celebrar la alianza del pueblo de Dios  y realizar la restitución del Arca que  el domingo de resurrección de 1869, el Divino Enviado rompiera entre sus brazos ante la rebeldía del pueblo que en ese momento le acompañaba; a esta celebración asistieron miembros de las 12 tribus de Israel, pero por voluntad propia y en uso de la libertad que les asiste, los hermanos Víctor Parra Gómez Jefe Príncipe, Víctor Parra Romero Jefe Sumo Sacerdote, Aarón Méndez García Jefe Profeta, Pedro Méndez Martínez Jefe Guía y René Carbajal Araujo, Jefe Patriarca, decidieron no adherirse a esta alianza, que tiene como fundamentos los principios de restitución y regeneración, respeto, apoyo mutuo y unidad nacional de todas las corrientes, ramificaciones del eliasismo y doctrinas derivadas de la original instituida por Roque Rojas; motivo por el cual y para mantener la representación y unidad de las Siete Iglesias y las Doce Tribus de Israel, los siguientes guardianes pasaron a ocupar el lugar de los hermanos ausentes, quedando avocados como jefes para la: Primera Iglesia Principesca de Éfeso, Candido Blancas Blancas; Tercera Iglesia Sumo Sacerdotal de Pérgamo, Miguel Abasolo Ramírez; Quinta Iglesia Profética de Sardis, Salvador Medina de la Rosa; Sexta Iglesia Guiadora de Filadelfia, Cristian Tlachi Sánchez y Séptima Iglesia Patriarcal de Laodicea, Julio Rodríguez Oviedo. La exaltación del Jefe Príncipe y Sumo Sacerdote, se celebró el doce de enero de dos mil trece y la correspondiente al Jefe Profeta, Guía y Patriarca, se llevó a cabo el diez del mismo mes y año.

Actual integración del Sacro Septacuario Elías

Actualmente la I.E.M.A.R., tiene como Jefe Supremo a Don Efrén Rodríguez Gómez y como integrantes del Septacuario Elías a:

Candido Blancas Blancas Príncipe, Jefe del Sello Primero
Mauricio Rodríguez Oviedo Rabino, Jefe del Sello Segundo
Miguel Abasolo Ramírez Sumo Sacerdote, Jefe del Sello Tercero
Blas Segoviano Aguirre Leví, Jefe del Sello Cuarto
Salvador Medina de la Rosa Profeta, Jefe del Sello Quinto
Cristian Tlachi Sánchez Guía, Jefe del Sello Sexto
Julio Rodríguez Oviedo Patriarca, Jefe del Sello Séptimo

Dada la forma en la que se constituyó la Iglesia Eliasista de México, A.R. cubre con todos los requisitos para ser considerada como la iglesia del tercer tiempo instituida por Roque Jacinto Rojas Esparza, toda vez que continuó la línea de heredad del Gran Hijo del Sol, de acuerdo a lo estipulado por el Mesías Mexicano en la Estructura General de la Iglesia y la Ceremonia de Consagración del G.H.D.S., retomó la doctrina eliasista en su más pura expresión llevada por la Iglesia Mexicana Patriarcal Elías antes de la reforma asuncionista y ha cumplido en todo momento con las leyes canónicas y la integración del Sacro Septacuario Elías; además de contar con el reconocimiento oficial del gobierno federal.

Ir arriba